Cada ser humano se pregunta alguna vez qué es la felicidad y la búsqueda de la felicidad es probablemente lo que más caracteriza al ser humano. Nos llevamos toda la vida intentando asegurarnos un futuro profesional que nos de tranquilidad económica y por tanto felicidad. Nos preocupa encontrar o mantener el amor de una pareja que nos acompañe y nos de felicidad estable a lo largo de la vida. Luchamos toda la vida por asegurar nuestro futuro o el de nuestros hijos y que no les falte de nada.

¿¿Realmente sabemos qué es la felicidad??

Pensamos que sabemos lo que nos da la felicidad pero no es cierto. Un gran porcentaje de personas ricas, que tienen pareja e hijos sanos y con una estabilidad laboral y económica no son felices o están sumidos en la depresión y el hastío vital.

En su libro «El algoritmo de la felicidad» de Mo Gawdat, ingeniero mundialmente reconocido y hasta hace poco ingeniero jefe de la sección Google X, pretende explorar en qué consiste la felicidad través de su experiencia personal. El autor, explica una ecuación aparentemente simple (adecuación de cómo percibes lo que te pasa con las expectativas que tenías) pero difícil en su resolución por la influencia de las ilusiones, distracciones y asunción de verdades que supone la felicidad. Asumir todas las variables que inciden en la felicidad corresponden a nuestra forma de ser, implica que todos podemos ser felices si somos conscientes de estas variables.

¿Por qué un ingeniero de éxito y millonario se metería en un proyecto (Solve for Happy) con el objetivo de hacer que 10 millones de personas sean más felices? El detonante fue la muerte de su hijo de 21 años por una simple operación de apendicitis. Eso le cambió la vida.

Ya anteriormente a esa pérdida Mo se día cuenta un día de que era rico pero vivía amargado, estresado e infeliz por todas las presiones que la vida le ponía encima y no le bastaba con su maravillosa familia. Su hijo Ali, realmente sabio para su edad, le daba ideas sobre toda la vertiente emocional y junto a él desarrollaron un modelo consistente en 6-7-5 que sí funcionaba. Mo decidió escribir un libro basado para darle felicidad a 10 millones de personas en el mundo para superar la pérdida de su hijo con un acto que le hiciera feliz a él y sirviera como homenaje a su hijo.

¿Dónde buscamos la felicidad?

Buscamos la felicidad en todas las cosas en las que el mundo actual nos dice que busquemos la felicidad: en el dinero, en fiestas, en la diversión, en los viajes, … Pero cuanto más buscamos la felicidad más difícil es realmente encontrarla. Es como la historia del borracho que busca las llaves bajo la farola aunque se le cayeron en el jardín, pero bajo la farola «hay más luz.»

Busca tu felicidad en tu interior primero, y después en las personas, nunca en lo material.

Nos equivocamos al confiar en hechos y sentimientos que creemos nos hacen felices pero que realmente son solo la realización de nuestros deseos transitorios. Lo que hoy deseamos y obtenemos nos produce placer pasajero, pero pierde importancia con el tiempo. Para saber qué es realmente lo importante en tu vida para ser feliz imagínate un momento un poco dramático: Los instantes antes de morir. ¿En qué o en quién pensarías? ¿Qué vas a echar de menos realmente cuando te vayas? Ahí está la fuente de tu felicidad.

Algunas personas, como la que escribe estas letras, hemos vivido experiencias límite cercanas a la muerte y hemos podido experimentar ese análisis rápido en el que tu vida pasa por delante y llega el momento de «despedirte.» No recomiendo esa experiencia pero sí simularla e imaginarla como instrumento de reflexión.

¿Cuál es tu lista de la felicidad?

¿Por qué «encontrar» la felicidad sigue siendo un desafío tan grande para tanta gente? ¿Y por qué, cuando la «encontramos», desaparece tan fácilmente?

¿Has probado a hacer tu lista de la felicidad? Simplemente haz una lista de las cosas comenzando «Me siento feliz cuando…..»

Pueden ser cosas muy simples como la sonrisa de tu hijo/a, un buen café, no tienen por qué ser cosas difíciles de conseguir, pero sí que deben hacerte sentirte bien y feliz.

A partir de esa lista tu mismo/a podrás intentar encontrar tendencias o patrones que se repiten y que te llevarán a darte cuenta de que la felicidad está más al alcance de tu mano de lo que crees.

Te sientes feliz cuando la vida transcurre tal como tú deseas.

Esta lista contribuye a que adquieras una actitud de gratitud al reconocer el hecho de que después de todo hay muchas razones para ser felices. PERO, si aquello que produce los momentos felices es tan cotidiano y accesible, ¿por qué «encontrar» la felicidad sigue siendo un desafío tan grande para tanta gente? ¿Y por qué, cuando la «encontramos», desaparece tan fácilmente? ¿Por qué no es tan simple como acumular esos momentos o hechos que están en nuestra lista?

La felicidad también es la ausencia de infelicidad y sufrimiento.

La ecuación de la felicidad

Nos hacen pensar que lo que importa es tener éxito y lo que hacemos es llenar nuestra vida al igual que hacemos con un móvil nuevo, de miles de aplicaciones que ralentizan y hacen que tengas que cargarlo dos veces al día, lo saturas y al final no funciona tan bien como el primer día. Piensas que tu móvil no funciona ya bien aunque al principio funcionaba perfecto.

Lo mismo que ocurre con la felicidad. Deberíamos partir de la base de que somos felices por defecto y que no tenemos que hacer nada salvo no alejarnos de nuetras naturaleza. Empiezan a decirnos qué tenemos que hacer y cómo debemos ser para tener éxito en la vida.

Si eliminas las razones para ser infeliz podrás volver a ese estado inicial de felicidad.

La felicidad no es algo simple y único, sino algo similar a una ecuación, es decir, la interrelación de muchas variables en dos factores:

  1. Nuestras percepciones de los acontecimientos en nuestra vida.
  2. Nuestras expectativas sobre nosotros y lo que nos rodea o sucede.

El libro de Mo Gawdat, El algoritmo de la felicidad se estructura en estas ideas fundamentales:

  • La ecuación de la felicidad.
  • Los estados de ánimo generados por el pensamiento.
  • La regla del 6-7-5 (ilusiones, ángulos muertos y verdades).

La felicidad es igual o mayor que la diferencia entre tu percepción de los hechos que ocurren en tu vida y tus expectativas sobre la vida.

La vida no te hace infeliz ni feliz, eres tu quien hace la interpretación de lo que ocurre y por tanto hace que tu vida sea feliz o no.

No tiene sentido ser infeliz y sufrir porque uno se siente infeliz y fracasado en la vida porque eso no arreglará nuestras vidas. Todo lo contrario, ese sentimiento es el que te hace sentir aun más miserable, triste e infeliz.

¿Qué es la felicidad? ¿Qué es el dolor y el sufrimiento?

A veces hay personas que son infelices porque sienten dolor durante mucho tiempo y toman ese dolor como una tragedia, una condena en sus vidas. Pero no somos victimas de la vida y las circunstancias. Hay personas que son felices aún en situaciones de dolor o enfermedad y por otro lado hay personas que convierten la infelicidad en su forma de ser y de vida. ¿Quién quieres ser tu?

El dolor es una respuesta del cuerpo humano para protegernos y evitar males mayores, para sobrevivir. Si te estás quemando te duele para que retires el dedo y no lo pierdas. El dolor es algo que no podemos controlar pues es una respuesta natural pero el sufrimiento lo generamos nosotros/as y sí es algo que podemos controlar.

En cambio, el dolor emocional o sufrimiento, tiene la capacidad de perdurar y resurgir una y otra vez, mientras que la imaginación recrea infinitamente las razones que lo justifican. La intensidad de la imaginación también te permite magnificar el sufrimiento, si así lo eliges, añadiendo tu propio dolor simulado: «Soy un idiota por herir a mi amigo. No valgo para nada. Merezco
ser castigado y sufrir».

Muchas veces elegimos seguir sufriendo y nos complace adoptar la actitud de víctimas e incluso nos regocijamos en nuestra pena. Todo un error que nos impide reaccionar. Por muchas cosas malas que creas que te pasan o han pasado, todo el mundo merece ser feliz. De ti depende tomar la decisión de evitar ( o cambiar) todo lo que te provoque sufrimiento.

Tu eliges: te encuentras con un obstáculo para ser feliz o algo que te provoca sufrimiento. Puedes aceptarlo (si no está en tu mano hacerlo desaparecer) e intentar que te afecte lo menos posible o puedes hundirte en tu miseria y entrar en un círculo de negatividad y sufrimiento que tu mismo/a estás haciendo aúb mayor con tus pensamientos negativos y los sentimientos que esos pensamientos te generan e incrementan.

Alguna gente quiere seguir siendo infeliz porque no se hacen responsables de sus vidas.

Controla tus pensamientos (diálogo interno) para gestionar tus estados de ánimo

Un pensamiento puede arrastrar a quien lo piensa a años de
sufrimiento. Las semillas del pensamiento crecen y crecen hasta
convertirse en monstruos terribles. Y, sin embargo, creemos en
nuestros pensamientos y dejamos que tomen el control. ¿Qué es la felicidad? La felicidad depende por completo del modo en que controlemos todo pensamiento.

Es el pensamiento, no el acontecimiento real, lo que te hace infeliz.

Los pensamientos no siempre son una representación adecuada de los acontecimientos reales. Un ligero cambio en nuestra forma de pensar puede ejercer un gran impacto en nuestra felicidad por ejemplo, a partir del mismo hecho. Un accidente de tráfico donde el coche es siniestro total puede ser algo que produzca mucho sufrimiento o incluso felicidad dependiendo de cómo lo pienses. Puede ser una pérdida material irrecuperable si lo piensas desde el apego material o puede ser un alivio porque el coche se hizo añicos y salvó a tu pareja que iba dentro. Gracias a que el coche se hizo polvo tu pareja sobrevivió. Lo material.

que es la felicidad

En función del tipo de pensamientos que generamos, podemos caer
en un rango más amplio de estados anímicos:
• Si permites que las ilusiones influyan en tus pensamientos,
caerás en un estado de confusión.
• Si albergas pensamientos negativos, acabarás en un estado de
sufrimiento.

• Si suspendes tus pensamientos divirtiéndote, te encontrarás en
un estado de evasión.
• Si tienes pensamientos positivos, aceptarás los acontecimientos
de la vida y alcanzarás un estado de felicidad.
• Si te alzas sobre el desorden del pensamiento, comprenderás la
vida como es en realidad y vivirás permanentemente en un
estado de dicha.

El avance progresivo del diálogo interno no hace más que profundizar y alargar el sufrimiento dando vueltas al
asunto hasta que nos hace sentir desgraciados. Pero no te
confundas: la infelicidad que sientes entonces no es el producto del
mundo circundante: el acontecimiento ya ha concluido y tú sigues
sufriendo. Esto es obra de tu propia mente. En ese sentido:

Permitimos que nuestro sufrimiento se perpetúe como una forma de dolor autogenerado.

Hasta que no se transforma en acción, todo el pensamiento del
mundo no ejerce impacto alguno en nuestra vida. No altera los
acontecimientos en modo alguno. Su único impacto es interior, en la forma de sufrimiento y tristeza infinitos. Anticipar horribles
acontecimientos futuros o angustiarnos por momentos terribles del
pasado no equivale a la experiencia útil, instructiva e inevitable del
dolor cotidiano. Esta prolongada extensión del dolor es un grave
error en nuestro sistema
, porque…

El sufrimiento no ofrece ningún beneficio en modo alguno. Ninguno!

regla de 6-7-5

La regla de 6-7-5

Para conseguir la felicidad tenemos que superar:

  • Las ilusiones que nos generan confusión: 6
  • Los ángulos muertos que nublan tu juicio: 7
  • La asimilación de las verdades: 5
regla de 6-7-5

6 ilusiones que pueden impedir dar sentido a la vida:

  1. Pensamiento positivo: la felicidad siempre se encuentra en el aspecto positivo de cada concepto.
  2. Yo: la felicidad se expresa en ser tu mismo, sin importar lo que te digan los demás pero asumiendo que no eres la estrella de la película.
  3. Conocimiento: la felicidad consiste en comprender la inmensidad de nuestra ignorancia y aceptar que es el pensamiento fruto de nuestro conocimiento lo que hace bueno o malo un acontecimiento.
  4. Tiempo: la felicidad esta fundamentalmente anclada en el presente por tanto vivir el aquí y ahora te hace apreciar tu propia felicidad.
  5. Control: la felicidad está en prescindir la necesidad del control y escoger tu actitud hacia vivir sin tener control.
  6. Miedo: la felicidad consiste en afrontar tus miedos y que hay que centrarse en los retos para afrontar sus propios miedos.

7 ángulos muertos que influyen en cómo percibimos el mundo

  1. Filtros: la historia que te cuenta tu cerebro siempre es incompleta.
  2. Suposiciones: es un relato producido por tu cerebro y no es LA VERDAD.
  3. Predicciones: No son más que posibilidades futuras producidas por tu cerebro. No han sucedido y por tanto no son la verdad.
  4. Recuerdos: No son más que el registro de lo que crees que pasó, modificados por tu memoria.
  5. Etiquetas: cuando hay ausencia de contexto a menudo las etiquetas ocultan la verdad.
  6. Emociones: no somos tan racionales como creemos. Nuestras emociones irracionales suelen empañar nuestra percepción de la verdad.
  7. Exageración: lo que supera la verdad por exageración distorsiona su valor.

5 verdades esenciales para comprender la vida:

  1. Ahora: haga lo que haga pon en ello toda la atención y vive tu vida en el aquí y en el ahora no en el interior de tu cabeza.
  2. Cambio: no se trata de aceptar el cambio sino de agradecer el cambio.
  3. Amor: como se hace más feliz a quien da, sabiendo que el amor es todo lo que necesitas.
  4. Muerte: alquila una vida plena y feliz.
  5. Diseño: acepta el diseño de tu universo y aprende que la vida siempre cumple las expectativas realistas.

La regla del 6-7-5 no es otra cosa que analizar lo que nos impide dar sentido a la vida (ilusiones), lo que influye en cómo percibimos la realidad (ángulos muertos) y las grandes verdades que tenemos que aceptar (verdades últimas).

Ideas importantes para lograr la felicidad:

  • Es imposible ser feliz continuamente. A diario pasamos por diferentes estados anímicos. Es normal, pero hay que trabajar para que prevalezcan los positivos.
  • Piensa siempre en positivo.
  • Limita tu yo.
  • Acepta tu ignorancia.
  • Estar en el presente.
  • Prescinde de la necesidad de control.
  • Afronta tus miedos.
  • Ama el cambio.
  • Acepta la muerte para vivir bien.
  • El amor es todo lo que necesitas.
  • No hay un diseño que explique la vida.

Citas del libro «El algoritmo de la felicidad»

¿De dónde hemos sacado la idea de que hemos de buscar la
felicidad en el exterior, luchar por ella, conquistarla, dominarla o
incluso ganarla?

El éxito no es un prerrequisito esencial para la felicidad.

La felicidad empieza con una elección consciente

La verdadera dicha consiste en estar en armonía con
la vida tal como es

¡La vocecita en tu cabeza no eres tú!

Existo, luego pienso.

Cuanto más importante es algo, en mayor grado el
pensamiento incesante está excluido de ello

Tú eres el jefe. Eres tú quien elige.
Esto significa que tú le dirás a tu cerebro lo que hay que hacer,
no al revés. Así como ahora estás ordenando a tu cerebro que se
concentre en las palabras de esta página, siempre podrás decirle en
qué ha de concentrarse. Necesitas asumir el control y actuar
como el jefe. Corrige las palabras de Descartes:
Soy, luego mi cerebro piensa.

¡Para el cerebro, la multitarea es un mito!

Nuestro cerebro tiende a criticar, juzgar y quejarse
con frecuencia.

No eres la voz de tu mente.

Sé tú mismo, sin importar lo que digan.

Todo es bueno y malo a la vez.
O tal vez ni una cosa ni la otra.

¡No eres la estrella de la película!

çDespués de todo, en realidad no sabemos tanto.

«El verdadero conocimiento consiste en
comprender la inmensidad de nuestra ignorancia.»

A veces, cuando nos desviamos de nuestro camino, la
vida nos empuja fuerte… ¡Y eso no está mal!

Nunca se puede estar seguro.

«Nada es bueno ni malo, pero el pensamiento lo hace
así.»

El tiempo no se mueve; tú eres quien se mueve a
través del tiempo.

Las emociones felices están fundamentalmente
ancladas al presente.

Al centrarnos en el pasado o en el futuro, vivimos
en nuestros pensamientos y no en la realidad

Si quieres ser feliz, vive en el aquí y el ahora.

En este preciso momento no pasa absolutamente
nada malo.

La vida es ahora y ahora es maravilloso.

Entre los cisnes negros y los efectos mariposa,
nada está bajo tu control.

Primero adopta la acción responsable, luego
prescinde de la necesidad de control.

Aprende a morir antes de morir.
Es la hora de afrontar tus miedos.

Concéntrate en el blanco de la página, no en el negro
de la tinta.

La historia que te cuenta tu cerebro siempre es
incompleta.

Una suposición no es más que un relato producido
por el cerebro. ¡No es la verdad!

Tus predicciones no son más que posibilidades
futuras producidas por tu cerebro. No han sucedido. ¡No son la
verdad!

Enseña a tu cerebro a decir la verdad, toda la verdad y nada
más que la verdad.

Ser plenamente consciente del momento presente
aumenta considerablemente tus oportunidades de ser feliz.

La conciencia no es un interruptor que se enciende y
se apaga. Es un regulador de intensidad. Si decides ponerlo en
marcha, serás más consciente.

Sé consciente del viaje.
Ahí es donde acontece toda la vida.

Hagas lo que hagas, pon en ello toda tu atención.

Vive tu vida en el aquí y en el ahora, no en el interior
de tu cabeza.

Vive en «el camino».

Solo cuando miramos hacia abajo descubrimos lo
afortunados que en realidad somos.

La gratitud es un camino seguro hacia la felicidad.

El amor incondicional es real. Es la única emoción no
producida por un pensamiento.

La felicidad siempre se encuentra en el aspecto
positivo de cada concepto.

La verdadera alegría del amor consiste en
ofrecerlo.

Cuanto más amor das, más recibes.

El amor nunca cae en saco roto. Cuanto más
repartas, más amor sentirás.

Aparta amablemente la máscara del ego y ama lo que
ves debajo.

Ámate a ti mismo por dar lo mejor de ti.

Tú, aparte de tu ego, eres absolutamente encantador.

Amar es dar todo lo que puedas.

Deja que la vida fluya. Conserva lo que utilizas y
regala lo demás.

¡Elige ser amable en lugar de tener razón!

Morimos un poco cada día.

Sin la muerte, no habría vida.

La muerte no te hará daño.

La vida existe siempre.

Aunque nuestra forma física se disuelva, en realidad
nunca morimos.

No podemos ganar nada que no perdamos al final.

La ausencia de una prueba de que algo existe no
demuestra que no existe.

La ausencia de una prueba de que algo no existe
debería considerarse como una probabilidad de su existencia.

Todo el mundo reza. Lo único que elegimos es a qué
rezar.»

Todos somos parte de un gran diseño.

La gravedad de la batalla nada significa para los que
viven en paz

Debes tomar una decisión y hacer algo cuando tu cerebro te dice que algo va mal. Si uno quiere ser feliz uno tiene que escuchar las alarmas del cerebro y tomar acción. Si no haces nada nada cambiará .


PARA LOGRAR LA FELICIDAD el punto de partida siempre será: Gestionar el dolor y evitar el sufrimiento. Todo ello está en tu mano

Esta es la lección del libro:

TU ERES EL ÚNICO RESPONSABLE DE TU PROPIA FELICIDAD.


Otras entradas relacionadas:

Victor Lapuente: 10 reglas para ser mejor persona en un mundo narcisista

4 acuerdos para una vida mejor según la cultura Tolteca

Educación emocional en tiempos de pandemia