4 acuerdos son suficientes para ser más felices según un libro del doctor Miguel Ruiz donde nos introduce en la sabiduría de los Toltecas, que es de donde proceden los cuatro acuerdos. Se cree, erróneamente que los Toltecas fueron “un pueblo” o “una cultura”, pero lo cierto es que era un linaje de conocimiento de la sabiduría ancestral del Cem Anáhuac (nombre dado al mundo por los nahuas). Resumidamente estos cuatro acuerdos nos anima a desprendernos de algunas concepciones que la sociedad actual nos ha impuesto y ser más libres gracias a estos acuerdos con nosotras mismas.

El autor de Los Cuatro Acuerdos nació en una familia de sanadores y fue criado en el México rural por una madre curandera y un abuelo nagual según la tradición tolteca. Maestro y chamán, era cirujano hasta que una experiencia cercana a la muerte lo acercó a las tradiciones ancestrales de los toltecas, siguiendo la estela de sus antepasados. Ha dedicado gran parte de su vida a compartir esta sabiduría para guiar al individuo hacia su libertad personal con el único objetivo de que alcance la felicidad aquí y ahora.

TOLTECÁYOTL Y LOS TOLTECAS

Comparte, como no es de extrañar, su objetivo con otras creencias ancestrales como el budismo, además de la ausencia de un Dios concreto. Pero no olvidemos que esta sabiduría no es una religión sino un grado de conocimiento de la Toltecáyotl, que era el arte de vivir en equilibrio, el pensamiento filosófico que le daba sentido a la existencia y sobre ella giran los 4 acuerdos.

4 acuerdos cultura tolteca

El tolteca se define tradicionalmente como el artista y maestro entre los maestros, el que ilumina.

Sinopsis de «Los cuatro acuerdos»


¿Sientes la necesidad de regular tus emociones y relaciones con los demás porque a menudo no sabes cómo gestionar algun conflicto? La sociedad actual, acelerada y especialmente caracterizada por un excesivo narcisismo nos lo pone más difícil sin duda. Dentro del amplio abanico de instrumentos que nos sugiere la psicología y la filosofía hoy nos detenemos en una sabiduría ancestral. La filosofia tolteca.

Como comenta Miguel Ruiz, autor de «Los cuatro acuerdos,» «el conocimiento tolteca surge de la misma unidad esencial de la verdad de la que parten todas las tradiciones esotéricas sagradas del mundo. Aunque no es una religión, respeta a todos los maestros espirituales que han enseñado en la tierra, y si bien abraza el espíritu, resulta más preciso describirlo como una manera de vivir que se distingue por su fácil acceso a la felicidad y el amor.»

El doctor Miguel Ruiz nos propone en este libro un sencillo procedimiento para eliminar todas aquellas creencias heredadas que nos limitan y substituirlas por otras que responden a nuestra realidad interior y nos conducen a la libertad.


Hace miles de años los toltecas eran conocidos en todo el sur de México como mujeres y hombres de conocimiento. Los antropólogos han definido a los toltecas como una nación o una raza, pero de hecho, eran científicos y artistas que formaron una sociedad para estudiar y conservar el conocimiento espiritual y las prácticas de sus antepasados.


La conquista europea hizo que los naguales tendieran a esconder su sabiduría ancestral. Por fortuna, el conocimiento esotérico tolteca fue conservado y transmitido de una generación a otra por distintos linajes de naguales. Ahora, el doctor Miguel Ruiz, un nagual del linaje de los Guerreros del Águila, comparte en su bestseller las profundas enseñanzas de los toltecas.


«No hay razón para sufrir. La única razón por la que sufres es porque tú así lo eliges. Si observas tu vida encontrarás muchas excusas para sufrir, pero ninguna razón válida. Lo mismo es aplicable a la felicidad. La única razón por la que eres feliz es por que tú decides ser feliz. La felicidad es una elección, como también lo es el sufrimiento.» Dr. Miguel Ruiz

La cita anteriormente merece una reflexión más profunda ya que podríamos responder «¿Sólo de nosotros/as depende ser felices? ¿Es todo solo dependiente de mi elección? Personalmente creo que habría que concretar que en determinadas circunstancias difíciles puedes no ser tan feliz como te gustaría ser, pero tu actitud ante la diversidad sin duda te ayudará a no ser infeliz y sufrir ante lo que está fuera de tu control.

cultura tolteca

Los 4 acuerdos Toltecas

Los 4 acuerdos de los que nos habla el autor son

  • EL PRIMER ACUERDO Sé impecable con tus palabras: es el acuerdo más importante y también el más difícil de cumplir. …
  • EL SEGUNDO ACUERDO No te tomes nada personalmente. …
  • EL TERCER ACUERDO No hagas suposiciones. …
  • EL CUARTO ACUERDO Haz siempre tu máximo esfuerzo.

LA DOMESTICACIÓN Y EL SUEÑO DEL PLANETA

«Los cuatro acuerdos» comienza con un capítulo titulado «La domesticación y el sueño del planeta» donde el autor nos recuerda una idea nada nueva: la vida es un sueño, un sueño [matrix?] que creamos nosotras/os mismas/os.

«Lo que ves y escuchas ahora mismo no es más que un sueño… Sueñas con el cerebro despierto. Soñar es la función principal de la mente, y la mente sueña veinticuatro horas al día. Sueña cuando el cerebro está despierto y también cuando está dormido. La diferencia estriba en que, cuando el cerebro está despierto, hay un marco material que nos hace percibir las cosas de una forma lineal. Cuando dormimos no tenemos ese marco, y el sueño tiende a cambiar constantemente.»

cerebro cielo rosa

«El sueño del planeta incluye todas las reglas de la sociedad, sus creencias, sus leyes, sus religiones, sus diferentes culturas y maneras de ser, sus gobiernos, sus escuelas, sus acontecimientos sociales y sus celebraciones….Así es como aprendimos cuando éramos niños… No escogimos estas creencias, y aunque quizá nos rebelamos contra ellas, no éramos lo bastante fuertes para que nuestra rebelión triunfase. El resultado es que nos rendimos a las creencias mediante nuestro acuerdo.

Hay otra parte en nosotros que recibe los juicios, y a esa parte la llamamos «la Víctima». La Víctima carga con la culpa, el reproche y la vergüenza. Es esa parte nuestra que dice: «¡Pobre de mí! No soy suficientemente bueno, ni inteligente ni atractivo, y no merezco ser amado. ¡Pobre de mí!». El gran Juez [interior] lo reconoce y dice: «Sí, no vales lo suficiente». Y todo esto se fundamenta en un sistema de creencias en el que jamás escogimos creer.»

Es por ello que necesitamos una gran valentía para desafiar nuestras propias creencias. para romper esos acuerdos que se basan en el miedo y reclamar tu poder personal; porque, aunque sepamos que no las escogimos, también es cierto que las aceptamos. El acuerdo es tan fuerte, que incluso cuando sabemos que el concepto es erróneo, sentimos la culpa, el reproche y la vergüenza que aparecen cuando actuamos en contra de esas reglas.»

EL PRELUDIO DE UN NUEVO SUEÑO

Los acuerdos más importantes son los que has hecho contigo mismo. En esos acuerdos te has dicho quién eres, qué sientes, qué crees y cómo debes comportarte. El resultado es lo que llamas tu personalidad. En esos acuerdos dices: «Esto es lo que soy. Esto es lo que creo. Soy capaz de hacer ciertas cosas y hay otras que no puedo hacer. Esto es real y lo otro es fantasía; esto es posible y aquello es imposible».

«Si somos capaces de reconocer que nuestra vida está gobernada por nuestros acuerdos y el sueño de nuestra vida no nos gusta, necesitamos cambiar los acuerdos. Cuando finalmente estemos dispuestos a cambiarlos, habrá cuatro acuerdos muy poderosos que nos ayudarán a romper aquellos otros que surgen del miedo y agotan nuestra energía.»

PRIMER ACUERDO: Sé impecable con tus palabras

«Los chismes son magia negra de la peor clase, porque son puro veneno. Si adoptamos el Primer Acuerdo y somos impecables con nuestras palabras, cualquier veneno emocional acabará por desaparecer de nuestra mente y dejaremos de transmitirlo en nuestras relaciones personales, incluso con nuestro perro o nuestro gato. La impecabilidad de tus palabras también te proporcionará inmunidad frente a cualquier persona que te lance un hechizo. Solamente recibirás una idea negativa si tu mente es un campo fértil para ella. Cuando eres impecable con tus palabras, tu mente deja de ser un campo fértil para las palabras que surgen de la magia negra, pero sí lo es para las que surgen del amor.

Puedes medir la impecabilidad de tus palabras a partir de tu nivel de autoestima. La cantidad de amor que sientes por ti es directamente proporcional a la calidad e integridad de tus palabras. Cuando eres impecable con tus palabras, te sientes bien, eres feliz y estás en paz. Sé impecable con tus palabras. Este es el primer acuerdo al que debes llegar si quieres ser libre, ser feliz y trascender el nivel de existencia del infierno. Es muy poderoso. Utiliza tus palabras apropiadamente. Empléalas para compartir tu amor. Usa la magia blanca empezando por ti. Dite a ti mismo que eres una persona maravillosa, fantástica. Dite cuánto te amas. Utiliza las palabras para romper todos esos pequeños acuerdo.»

Es preciso hablar con integridad, sabiendo medir nuestras palabras y contemplar las miles de cosas que le pueden estar pasando a las personas que nos hablan o con las que hablamos y nos relacionamos.

conflicto los cuatro acuerdos

SEGUNDO ACUERDO: No te tomes nada personalmente

«Los tres acuerdos siguientes nacen, en realidad, del primero. El segundo consiste en no tomarte nada personalmente. Suceda lo que suceda a tu alrededor, no te lo tomes personalmente…. La importancia personal, o el tomarse las cosas personalmente, es la expresión máxima del egoísmo, porque consideramos que todo gira a nuestro alrededor… Nada de lo que los demás hacen es por ti. Lo hacen por ellos mismos.

Incluso cuando una situación parece muy personal, por ejemplo cuando alguien te insulta directamente, eso no tiene nada que ver contigo. Lo que esa persona dice, lo que hace y las opiniones que expresa responden a los acuerdos que ha establecido en su propia mente. .. la verdad es que se refiere a sus propios sentimientos, creencias y opiniones. Esa persona intentó enviarte su veneno, y si te lo tomas personalmente, lo recoges y se convierte en tuyo.

Pero si no te lo tomas personalmente, serás inmune a todo veneno aunque te encuentres en medio del infierno. Esa inmunidad es un don de este acuerdo. Cuando te tomas las cosas personalmente, te sientes ofendido y reaccionas defendiendo tus creencias y creando conflictos. Haces una montaña de un grano de arena porque sientes la necesidad de tener razón y de que los demás estén equivocados. También te esfuerzas en demostrarles que tienes razón dando tus propias opiniones.»

Cada uno de nosotros vivimos nuestra propia película y afrontamos nuestra propia historia y resolviendo conflictos personales de formas diferentes. Los demás son figurantes en nuestra película por lo que cualquier acción o reacción que nos ocurra con otra persona no tiene nada que ver con nosotros/as. esa persona puede estar pasando un momento muy complicado.

suposiciones los cuatro acuerdos

TERCER ACUERDO: No hagas suposiciones

El tercer acuerdo consiste en no hacer suposiciones. Tendemos a hacer suposiciones y sacar conclusiones de todo , creyendo que lo que suponemos es cierto y montando una realidad paralela, pero esa realidad no siempre es positiva ni guiada por la confianza sino por nuestras inseguridades y miedos. Creamos realidades en base a rumores, o a situaciones sobre las que nos falta información.

En cualquier tipo de relación, podemos suponer que los demás saben lo que pensamos y que no es necesario que digamos lo que queremos. .. Suponemos que la otra persona sabe lo que queremos. Creamos un drama completo porque hacemos esta suposición y después añadimos otras más encima de ella. El funcionamiento de la mente humana es muy interesante.

Necesitamos justificarlo, explicarlo y comprenderlo todo para sentirnos seguros.

by Amanda Cass

SUPOSICIONES EN EL AMOR

Hacemos todo tipo de suposiciones porque no tenemos el valor de preguntar. La mayoría de las veces, hemos acordado que hacer preguntas es peligroso, y que la gente que nos ama debería saber qué queremos o cómo nos sentimos. Cuando creemos algo, suponemos que tenemos razón hasta el punto de llegar a destruir nuestras relaciones para defender nuestra posición.

Suponemos que todo el mundo ve la vida del mismo modo que nosotros. Suponemos que los demás piensan, sienten, juzgan y maltratan como nosotros lo hacemos.

Esta es la mayor suposición que podemos hacer, y es la razón por la cual nos da miedo ser nosotros mismos ante los demás, porque creemos que nos juzgarán, nos convertirán en sus víctimas, nos maltratarán y nos culparán como nosotros mismos hacemos. De modo que, incluso antes de que los demás tengan la oportunidad de rechazarnos, nosotros ya nos hemos rechazado a nosotros mismos. Así es como funciona la mente humana.

También hacemos suposiciones sobre nosotros mismos, y esto crea muchos conflictos internos… A menudo, cuando inicias una relación con alguien que te gusta, tienes que justificar por qué te gusta. Sólo ves lo que quieres ver y niegas que algunos aspectos de esa persona te disgustan. Te mientes a ti mismo con el único fin de sentir que tienes razón. Después haces suposiciones, y una de ellas es: «Mi amor cambiará a esta persona».

Pero no es verdad. Tu amor no cambiará a nadie. Si las personas cambian es porque quieren cambiar, no porque tú puedas cambiarlas. Entonces, ocurre algo entre vosotros dos y te sientes dolido. De pronto, ves lo que no quisiste ver antes, sólo que ahora está amplificado por tu veneno emocional. Ahora tienes que justificar tu dolor emocional y echar la culpa de tus decisiones a los demás. No es necesario que justifiquemos el amor; está presente o no lo está. El amor verdadero es aceptar a los demás tal como son sin tratar de cambiarlos.

¿Cómo evitar las suposiciones? La manera de evitar las suposiciones es preguntar. Asegúrate de que las cosas te queden claras. Si no comprendes alguna, ten el valor de preguntar hasta clarificarlo todo lo posible, e incluso entonces, no supongas que lo sabes todo sobre esa situación en particular.

Asimismo, encuentra tu voz para preguntar lo que quieres. Todo el mundo tiene derecho a contestarte «sí» o «no», pero tú siempre tendrás derecho a preguntar. Del mismo modo, todo el mundo tiene derecho a preguntarte y tú tienes derecho a contestar «sí» o «no».

El día que dejes de hacer suposiciones, te comunicarás con habilidad y claridad, libre de veneno emocional. Cuando ya no hagas suposiciones, tus palabras se volverán impecables.

Con una comunicación clara, todas tus relaciones cambiarán, no sólo la que tienes con tu pareja, sino también todas las demás. No será necesario que hagas suposiciones porque todo se volverá muy claro. Esto es lo que yo quiero, y esto es lo que tú quieres. Si nos comunicamos de esta manera, nuestras palabras se volverán impecables.

multiplicar amor
by Amanda Cass

CUARTO ACUERDO: Haz siempre lo máximo que puedas

«Este último acuerdo es el que permite que los otros tres se conviertan en hábitos profundamente arraigados ya que se refiere a la realización de los otros tres. Da siempre lo mejor de ti y realmente engloba los otros tres acuerdos. Es cierto que lo máximo y lo mejor no siempre será igual en todo momento. Lo importante es que al final lo hagamos y así evitemos juzgarnos a nosotras/os mismas/os…»

La acción constante y la repetición, incluso cuando fallemos en nuestra meta, es fundamental. Es cuestión de tiempo conseguir lo que buscas si persistes. Si te caes y flaqueas, levántate y sigue adelante porque luchas por ti, por tu autoestima. Tu amor y respeto por ti mismo irán creciendo incensantemente y tus relaciones serán mejores si aplicas estos cuatro acuerdos tan simples pero no tan fáciles de aplicar, ya que requieren actitud y constancia firmes.

EL CAMINO TOLTECA HACIA LA LIBERTAD

«No culpes a tus padres ni a ninguna persona que te haya maltratado en la vida, incluyéndote a ti mismo… probablemente lo hicieron debido a su propia domesticación, a sus propios miedos y sus propias creencias.» Esta idea del libro «Los cuatro acuerdos» es en mi opinión un poco controvertida porque la educación que se ha recibido influye en los actos de las personas pero no hasta el punto de eximirles de toda culpa y responsabilidad.

Creo que hay que encontrarle sentido también a la palabra «responsabilidad» hacia nosotros mismos/as y hacia los demás. Hay margen para el cambio y es nuestra responsabilidad trabajar la conciencia y modificar todo aquello que no nos gusta o nos perjudica a nosotras/os o a nuestras relaciones con los demás.

Es también interesante la aproximación que hace la filosofía Tolteca a la función del cerebro (o mente):

«Nuestro cerebro es una fábrica de emociones… Los toltecas creen que el pará sito –el Juez, la Víctima y el sistema de creencias– controla nuestra mente y nuestro sueño personal…. Se alimenta de las emociones que surgen del miedo y le encantan el drama y el sufrimiento… Podemos declarar una guerra contra el parásito, contra el Juez y la Víctima, una guerra por nuestra independencia, por el derecho a utilizar nuestra propia mente y nuestro propio cerebro.»

EL ARTE DE LA TRANSFORMACIÓN: EL SUEÑO DE LA SEGUNDA ATENCIÓN

«En la mente existen muchas creencias tan resistentes que pueden hacer que este proceso parezca imposible.. El modo en que vives ahora es el resultado de muchos años de domesticación… Romper los acuerdos previos resulta muy difícil porque en cada cuerdo que establecimos pusimos el poder de las palabras (que es el poder de nuestra voluntad… Esto sucede porque, en realidad, nuestros acuerdos son como una fuerte adicción. Somos adictos a nuestra forma de ser, a la rabia, los celos y la autocompasión

Somos adictos a las creencias que nos dicen que no somos lo suficientemente buenas/os o inteligentes o valiosas/os. Por eso mismo es muy importante la repetición en nuestras nuevas acciones siguiendo los cuatro acuerdos.

«La repetición hace al maestro.»

LA DISCIPLINA DEL GUERRERO: CONTROLAR TU PROPIO COMPORTAMIENTO

Cualquier día nos levantamos y tenemos una discusión con nuestra pareja, o en el trabajo y acabamos agotados, derrumbadas, frustrados, como si nos hubieran vaciado toda la energía. Las emociones negativas consumen mucha más de nuestra energía y vitalidad. «Si permitimos que las emociones consuman nuestra energía, no nos quedará ninguna para cambiar por nuestra vida o para dársela a los demás… Los seres humanos tenemos una enfermedad mental llamada «miedo». Los síntomas de esta enfermedad son todas las emociones que nos hacen sufrir: rabia, odio, tristeza, envidia y desengaño.

«La manera en que ves el mundo depende de las emociones que sientes.»

El autor nos plantea esta transformación como si fuera una guerra que tiene lugar en nuestra mente y cuyas armas son la disciplina. Este guerrero «tiene control no sobre otros seres, sino sobre sí mismo; controla sus propias emociones.»

LA INICIACIÓN A LA MUERTE: ABRAZAR AL ÁNGEL DE LA MUERTE

De forma muy parecida a como los clásicos nos hablaban de cómo prepararse para la muerte era prepararse para vivir una vida más plena, Miguel Ruiz en «Los cuatro acuerdos» nos habla del paso final de prepararnos para la muerte. El mismo sufrió una experiencia cercana a la muerte que le llevó a transformar su vida, algo que es recurrente en personas que han vivido esta experiencia. Otro autor que hemos recogido en Revolucionamorarte y que comparte la visión positiva de la muerte es Victor Lapuente.

«Tomarnos la muerte como nuestra maestra. El ángel de la muerte puede enseñarnos de qué manera estar verdaderamente vivos.»

Como ya nos adelantaba la segunda parte de la famosa frase «Carpe Diem, memento mori,» hemos de ser conscientes de que podemos morirnos en cualquier momento. Por eso mismo la muerte se convierte en un estímulo para vivir y disfrutar de cada segundo, priorizar lo más importante, el amor hacia las personas que forman parte de nuestra vida y hacia lo que nos hace felices. Para el autor de «Los cuatro acuerdos» la muerte es un vehículo para lograr la felicidad en la vida si sabemos cómo abrazarla.

memento-mori-tatuaje

«El ángel de la muerte nos enseña a vivir cada día como si fuese el último de nuestra vida… Empecemos el día diciendo: «Estoy despierto, veo el sol. Voy a entregarle mi gratitud, y también a todas las cosas y todas las personas, porque todavía estoy vivo… Si intentamos vivir en el pasado ¿Cómo vamos a disfrutar del presente? Si soñamos con el futuro, ¿por qué cargar con el peso del pasado? ¿Cuándo viviremos en el presente? Esto es lo que el ángel de la muerte nos enseña a hacer.»

santa barraza
Painting by Santa Barraza, 1992

EL NUEVO SUEÑO: EL CIELO EN LA TIERRA

Para el autor de «Los cuatro acuerdos» el nuevo sueño o el cielo en la tierra es posible gracias al amor, y este es el único que tiene la capacidad de proporcionar un estado de dicha. Quienes viven en un estado de dicha lo han logrado porque han cambiado sus acuerdos y sueñan un sueño diferente. Es posible.

«Imagínate que tienes permiso para ser feliz y para disfrutar de verdad de tu vida. Imagínate que vives libre de conflictos contigo mismo y con los demás.

Imagínate que no tienes miedo a ser juzgado por los demás. Ya no te dejas llevar por lo que otras personas puedan pensar de ti. Y a no eres responsable de la opinión de nadie. No sientes la necesidad de controlar a nadie y nadie te controla a ti.

Imagínate que vives sin juzgar a los demás, que los perdonas con facilidad y te desprendes de todos los juicios que sueles hacer. Nos sientes la necesidad de tener razón ni de decirle a nadie que está equivocado. Te respetas a ti mismo y a los demás, y a cambio ellos te respetan a ti.

Imagínate que vives sin el miedo de amar y no ser correspondido. Ya no temes que te rechacen y no sientes la necesidad de que te acepten. Puedes decir «Te quiero», sin sentir vergüenza y sin justificarte. Puedes andar por el mundo con el corazón completamente abierto y sin el temor de que te puedan herir.

Imagínate que vives sin miedo a arriesgarte y a explorar la vida. No temes perder nada. No tienes miedo de estar vivo en el mundo y tampoco de morir.

El mundo es precioso, es maravillosos. La vida resulta muy fácil cuando haces del amor tu forma de vida. Es posible amar todo el tiempo si uno elige hacerlo. Quizá no tengas una razón para amar, pero si lo haces, verás que te proporciona una gran felicidad. El amor en acción sólo genera felicidad. El amor te traerá paz interior. Cambiará tu percepción de todas las cosas.

Puedes verlo todo con los ojos del amor. Puedes ser consciente de que el amor te rodea por todas partes. Cuando vives de esta manera, la bruma de tu mente se disipa.»

Disipar la bruma de nuestra mente y superar las inevitables perturbaciones mentales y/o emociones negativas es también el objetivo de la meditación. Actualmente es fácil aprender técnicas de meditación como por ejemplo Mindfulness o Conciencia plena. Espero que estos 4 acuerdos o consejos te inspiren en tu día a día para lograr ser felices por dentro y por fuera.

4-acuerdos

Aquí tienes una breve video-reseña de este libro.