La PNL o Programación Neurolíngüistica nos ayuda a comprender cómo interpretamos las situaciones y la información que percibimos. ¿Cómo puede la PNL ayudarnos a mejorar en nuestro bienestar emocional con nosotros mismos/as y en nuestras relaciones? Si quieres saber más sobre qué es y para qué podemos usar la PNL como instrumento de crecimiento personal y emocional sigue leyendo este artículo.

“La realidad depende de las gafas que nos ponemos”.

Luigi Pirandello-

¿Qué significa PNL?

Así es como la define de forma muy simple la AEPNL (Asociación Española de Programación Neurolingüística):

El nombre de PNL (en inglés NLP = Neuro Linguistic Programming) se refiere a tres aspectos básicos de la experiencia humana:

  • Neuro: el sistema nervioso, fuente e instrumento de nuestras percepciones y de nuestra experiencia de vivir y actuar en el mundo.
  • Lingüística: el lenguaje, que nos permite codificar y expresar simbólicamente nuestras experiencias.
  • Programación: los programas mentales y de comportamiento, por medio de los cuales organizamos nuestra experiencia para conseguir los objetivos que deseamos.

De este modo, todo lo que nos ocurre es filtrado por el sistema nervioso, el lenguaje y por los patrones o programas de comportamiento/sentimientos que poseemos como individuos. Un ejemplo sería ir por la calle para cruzar y ver el semáforo rojo. Primero «vemos» luz verde mediante el sentido de la vista (elemento N=’neuro’ de la conducta), a continuación traduzco ‘lingüísticamente’ esa forma y color en mi mente como ‘ahora puedo cruzar la calle» (elemento L=’lingüístico’ de la conducta), y finalmente pongo en marcha un ‘programa’ aprendido: comienzo a andar automáticamente (elemento P=’programación’ de la conducta).

¿En qué consiste la PNL?

La PNL es algo que hacemos automáticamente y es la manera en cómo pensamos, sentimos y comportamos a partir de nuestras experiencias y vivencias.

El proceso es muy simple: los individuos recogemos información de nuestro entorno de manera consciente e inconsciente a través de nuestros sentidos, y a partir del impacto recibido, organizamos datos sensoriales para crear una representación o idea (“mapa mental”). Estamos continuamente interactuando con nuestro entorno y con otras personas, recibiendo información y procesandola. La PNL nos enseña cuál es nuestro código de comunicación con nuestro entorno pero también nos aporta estrategias para desarrollar habilidades y generar cambios.

Dicho de otro modo, la PNL nos enseña a reconocer las gafas propias que llevamos puestas para codificar la realidad y crear nuestro mundo interior y exterior.

La PNL no es una teoría sino que es un modelo que estudia los factores que influyen en nuestra forma de pensar, de comunicarnos, de sentir y de comportarnos. Este modelo fue creado en los años 70 como una una estrategia de comunicación, desarrollo personal y psicoterapia. Describe el funcionamiento de nuestro complejo sistema interior y nuestra relación con el exterior.

Nuestras gafas de ver el mundo

Cada individuo se relaciona de manera ligeramente diferente dependiendo de sus canales de percepción y representación. Por ejemplo hay personas con predominancia visual que tienen más facilidad para percibir, guardar y procesar información de forma visual (memoria fotográfica) e incluso su memoria sensorial puede estar asociada a imágenes de situaciones y personas. Otras personas tienen un sistema auditivo predominante que procesan especialmente bien a través de los sonidos, el lenguaje oral, la música y los sonidos del entorno. Por último hay personas del tipo kinestésico que tienen un sistema de representación enfocado hacia la acción y que necesitan estar inmersos en una actividad para procesar toda la información de una experiencia.

1. Visual: expresión verbal de imágenes.  Pensamos, recordamos y representamos las ideas a través de imágenes mentales. 

2. Auditivo: expresión verbal de sonidos. Pensamos con sonidos, voces y ruidos.

3. Cinéstesico: expresión verbal de emociones y sensaciones. Representamos los pensamientos como emociones o sensaciones físicas gustativas y olfativas.

Solemos emplear en distinta proporción unos canales y u otros y podemos tener uno predominante o varios de ellos, o utilizar uno muy poco. En la mayoría de los casos utilizamos los tres canales de manera desigual y por tanto podemos aprender a potenciar los que utilizamos menos. Esto nos ayuda a favorecer el cambio y la mejora o crecimiento personal ya que los patrones mentales están guardados en nuestra memoria como información y recuerdos.  

Conocer nuestros canales de representación (visual, auditivo y kinestésico) nos ayuda a conocernos mejor y también a saber percibir y evaluar de forma más adecuada a otras personas.

Beneficios de la PNL

La programación neurolingüística es una herramienta potente que transforma la forma de pensar y actuar, lo que lleva a tener un mayor desempeño tanto a nivel profesional como personal. Es una de las técnicas más poderosas utilizadas en administración de empresas, psicología, ventas, entrenamiento deportivo y todas las formas de desarrollo personal. Las estrategias de la PNL te ayudan a:

  • Cambiar los hábitos negativos por positivos en cuestión se minutos (comer en exceso, fumar, falta de confianza)
  • Aprende a controlar sus acciones y emociones en cualquier situación (entrevistas de trabajo, presentaciones públicas, etc.)
  • Influir en el comportamiento de otra gente para mejorar su vida romántica, la relación con los compañeros de trabajo y familia, etc.
  • Mejorar la motivación y comportamientos, tanto en tu vida personal como profesional.
  • Eliminar miedos y traumas de toda una vida.
  • Desarrollar más tu inteligencia emocional en todos los sentidos.

¿Cómo podemos utilizar la PNL con nuestras emociones?

La programación neurolingüística es un método al servicio de la Inteligencia Emocional, ya que nos ayuda a entender y programar nuestro comportamiento. Por tanto, también nos ayuda a actuar y a gestionar nuestras emociones desplegando estrategias que facilten las emociones positivas. Esta gestión no es otra cosa que ser capaz de afrontar los problemas que encontramos en nuestras relaciones y tomar las decisiones adecuadas al respecto.

Cómo gestionar tus emociones a través de la PNL

Valeria Sabater describe de forma muy sintética cómo gestionar tus emociones a través de la PNL:

Las emociones negativas como la tristeza, la pesadumbre o el desconsuelo, no son enfermedades eternas, ni debemos resignarnos a ellas. Es necesario gestionarlas para propiciar el CAMBIO.

No tengas miedo de tus emociones, no temas a la tristeza. La PNL  nos invita a saber administrarlas y aceptarlas para que sean una herramienta eficaz. ¿Por qué razón? Porque son parte de nosotros mismos y de un conocimiento del que hay que comprender su origen.  Gestionar las emociones significa aprovecharlas al máximo, haciendo que pasen de ser “negativas” a “inofensivas”.

Aquí tienes algunas claves de actuación para generar el cambio:

1. Sé consciente de tus emociones escuchando a tu cuerpo: da la bienvenida a las emociones y acéptalas. Para ello también puedes usar técnicas de Mindfulness como las que comentamos anteriormente.

2. Describe cada emoción con palabras, defínelas en voz alta. Pon nombre al sentimiento.

3. ¿Cómo es ese sentimiento? ¿Es saludable o te inmoviliza?

4. Conecta con tu propia fuerza interior para transformar la emoción no saludable, o esos pensamientos destructivos en dimensiones útiles: haz que tu voz actúe como sanación.

La PNL requiere práctica y sobre todo voluntad y plena conciencia de nuestras emociones. Es una aventura diaria que merece la pena ejercitar para conocernos mejor y propiciar cambios.

La PNL y la inteligencia emocional

Existe un estrecha vinculación entre la PNL y la inteligencia emocional ya que la PNL supone un instrumento muy valido para desarrollar la inteligencia emocional. Goleman, impulsor del concepto de inteligencia emocional desde 1995 habla de regulación emocional pero no cuenta cómo entrenarla. La PNL ya en esa época estaba desarrollada y ofreciendo técnicas eficaces para cambiar estados emocionales.

Uno de los principales problemas con el que nos enfrentamos los seres humanos, es identificar nuestras sensaciones. Tenemos dificultades porque básicamente hay mucho ruido a nuestro alrededor y en nuestro interior. Las sensaciones sólo son información que el cerebro procesa pero en la medida que este recibe entradas de información de diferentes tipos, escoge qué mostrarnos conscientemente y qué no. El estrés diario nos dificulta procesar la información sensitiva.

La PNL ofrece múltiples herramientas para centrarse en las sensaciones y disminuir el diálogo interno (mucho antes que apareciera el mindfulness) y aunque no pretenda poner “nombres” a las sensaciones, si ofrece herramientas poderosas para modificarlas. De hecho, gran parte de la función de la PNL, es precisamente ofrecer distinciones tanto cognitivas (nuestras pensamientos) como emocionales (nuestras respuestas en forma de sensaciones) para poder separar una “emoción” de otra y poder trabajar con ellas.

No te pierdas este vídeo de Xavier Pirla (Master Trainer Certificado de PNL) de su seminario online en Talent Institut sobre cómo la PNL trabaja la inteligencia emocional y nos ofrece herramientas valiosas para regular nuestras emociones:

Si quieres saber más sobre cómo gestionar tus emociones y disfrutar de tus relaciones afectivas utilizando estrategias de PNL lee también estos artículos o libros: