La importancia de la inteligencia emocional en la educación es indiscutible hoy en día y mucho más en tiempos de pandemia. La incorporación de la inteligencia emocional a la educación es una necesidad real y palpable actualmente ya que influye en el rendimiento académico.

El coeficiente intelectual (CI) y su medición se ha convertido en nuestra sociedad en un referente de éxito académico. De este modo el alumnado con mayor puntuación en los test de CI se relacionan con la consecución de mejores calificaciones en la escuela. Pero en el siglo XXI estamos llegando a otra conclusión: la inteligencia académica no es suficiente para lograr el éxito profesional y tampoco garantiza el éxito en la vida cotidiana. Es en este contexto cuando surge la inteligencia emocional como una alternativa al CI.

Concepto de IE y dimensiones de la inteligencia emocional en la educación

El concepto de inteligencia emocional (IE) como tal fue propuesto por Salovey y Mayer en 1990, a partir de las inteligencias intrapersonal e interpersonal de Gardner. Según estos autores la inteligencia emocional está formada por metahabilidades que se clasifican en cinco dimensiones que se constituyen como habilidades innatas en todas las personas, ya sea en mayor o menor grado:

educacion emocional

Clasificación de los modelos de inteligencia

El concepto de inteligencia ha ido siempre evolucionando y cambiando de acuerdo a las tendencias de cada momento. No obstante, siempre ha existido una marcada predisposición hacia su medición. De acuerdo a los intereses de los investigadores, podemos establecer la siguiente clasificación de los modelos de inteligencia (Salmerón Vílchez, 2002):

  1. Modelos centrados en la estructuración-composición de la inteligencia. El interés se centra en la búsqueda de los factores que componen y dominan en el constructo de la inteligencia. Asimismo se exploran sus relaciones, se identifican para medirlos y, en base a esas medidas y relaciones, poder describir diferencias interindividuales.
  2. Modelos centrados en el funcionamiento cognitivo de la inteligencia. Su interés es el conocimiento de los procesos que dirigen las acciones para intervenir modificando cognitivamente las estructuras. Esta medición favorece otras estructuras más apropiadas y complejas que permitan mayor autonomía a las personas en el aprendizaje y el conocimiento.
  3. Modelos centrados en la comprensión global del desenvolvimiento social de las personas en la búsqueda de su felicidad como necesidad vital. Esto conlleva necesariamente la consideración de que el funcionamiento de las personas en sociedad se produce mediante cognición y sentimiento. Gardner se asienta como uno de los investigadores más representativos de estos modelos.

La inteligencia emocional en la educación y como parte del currículum

La educación de la inteligencia emocional ha de convertirse en uno de los principales objetivos del ámbito educativo. Si proponemos la formación en IE que de forma explícita y curricular, a través de materias que contengan y resalten las habilidades como vía para mejorar el desarrollo emocional del alumnado. La práctica y el entrenamiento se convierten en la metodología más propicia para la educación de la IE.

En este sentido el profesorado no debe centrarse únicamente en la enseñanza de modelos de conductas correctas, sino que además ha de prestar atención a los sentimientos y emociones. Se trata de comprender el comportamiento del alumnado desde el punto de vista de las emociones y no solo de las conductas; también se trata de enseñar una forma inteligente de sentir, de entrenar la IE.

En el contexto educativo los docentes se convierten en los principales líderes emocionales del alumnado. Esto implica el hecho de actuar como ejemplo y modelo a imitar. El profesorado capaz de captar, comprender y regular las emociones de su grupo conseguirá el equilibrio emocional del mismo.

Necesitamos de una formación del profesorado que complete esa carencia formativa en el desarrollo de habilidades para gestionar nuestros pensamientos, emociones y sentimientos. A las competencias emocionales se le ha dado una menor importancia aunque su adquisición conlleva a comprender mejor nuestra realidad. Nos ayuda a mejorar nuestras relaciones personales y profesionales y en definitiva a ser capaces de ser más asertivos y felices en nuestras vidas. Como definición Salovey y Mayer en 1990, definen la IE es: “una forma de inteligencia social que implica la habilidad para dirigir los propios sentimientos y emociones y los de los  demás, saber discriminar entre ellos y usar esta información y la propia acción”.

La inteligencia emocional en la educación

Implicaciones de la Inteligencia emocional en el alumnado

El estudio de la influencia de la IE en el equilibrio psicológico y el bienestar personal del alumnado ha sido de gran interés en los últimos años. Gran parte de dichos estudios toman como referencia la propuesta de Salovey y Mayer (1997). Ellos definen la IE atendiendo a cuatro componentes (Fernández-Berrocal y otros, 2002):

  1. Percepción: una buena percepción implica saber leer nuestros sentimientos y emociones, etiquetarlos y vivenciarlos. Con un buen dominio para reconocer cómo nos sentimos establecemos la base para posteriormente aprender a controlarnos. También aprendemos a moderar nuestras reacciones y no dejarnos llevar por impulsos o pasiones exaltadas.
  2. Asimilación: las emociones y los pensamientos se encuentran fusionados. Si sabemos utilizar las emociones al servicio del pensamiento, nos ayudan a razonar de forma más inteligente y tomas mejores decisiones. Dominar nuestras emociones y hacerlas partícipes de nuestros pensamientos favorece una adaptación más apropiada al ambiente.
  3. Comprensión: para comprender los sentimientos de los demás debemos empezar por aprender a comprendernos a nosotros mismos. Si reconocemos e identificamos nuestros propios sentimientos, más facilidades tendremos para conectar con los del prójimo.
  4. Regulación: una de las habilidades más complicadas de desplegar y dominar es la regulación de nuestros estados emocionales. Consiste en la habilidad para moderar o manejar nuestra propia reacción emocional ante situaciones intensas, ya sean positivas o negativas. La regulación emocional se ha considerado como la capacidad para evitar respuestas emocionales descontroladas en situaciones de provocación o miedo. Este campo se está ampliando a la autorregulación de las emociones positivas.

* Contenido procedente de La inteligencia emocional en el contexto educativo

Entradas en REVOLUCIONAMORARTE relacionadas:

Recursos de Educación emocional para el profesorado

Educación emocional en tiempos de pandemia

La necesidad de la inteligencia emocional en el escuela

Bibliografía:

Manual Afoe: Curso Inteligencia emocional y resolución de conflictos (2018).Categoría: Aprendizaje