Hace unos días tropecé con el libro «El hombre que no deberíamos ser:  La revolución masculina que tantas mujeres llevan siglos esperando» (2018, disponible aquí) de Octavio Salazar. Me llamó la atención porque es uno de esos libros sobre nuevas masculinidades escrito por hombres feministas y muy bien escrito. No abundan este tipo de textos y aunque no llega a las 100 páginas en un formato pequeño merece y mucho la pena. Responde a lo que ya muchos han llamado la crisis de la masculinidad que es debida en gran medida a los avances del feminismo en su lucha por la igualdad.

Es un pequeño manual para empezar a aplicar sus 10 claves finales para la revolución masculina. El autor ha publicado un número de libros sobre el tema además de la novela «Autorretrato de un macho disidente» (2017) disponible en amazon.

«Este libro no es un memorial de todos los agravios que los hombres, como sujetos privilegiados, hemos cometido a lo largo de la historia. No pretende hacer un ajuste de cuentas con el hombre, sino con el patriarcado. Este libro mira al presente y sobre todo al futuro. Porque lo que pretende es colocarnos a los hombres delante del espara que reflexionemos sobre todo aquello que no deberíamos ser y para indicarnos el itinerario a seguir para construirnos de otra manera. Unos nuevos hombres que hagamos posible al fin una sociedad en la que nosotros dejemos de ser los poderosos y ellas las subordinadas.» Octavio Salazar

Nuevas masculinidades

Octavio Salazar se define a sí mismo como «feminista, cordobés, egabrense, Sagitario, padre queer y constitucionalista heterodoxo». Es catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Córdoba y miembro de la Red Feminista de Derecho Constitucional. Implicado personal y profesionalmente en la lucha por la igualdad de género, ha centrado buena parte de su trabajo en el estudio crítico de las masculinidades. ―Masculinidades y ciudadanía: los hombres también tenemos género (2013), La igualdad en rodaje: masculinidades, género y cine (2015) y El hombre que no deberíamos ser (2017), publicado por Planeta. Publica su primera novela en 2017, Autorretrato de un macho disidente, y recibe el Premio al Hombre Progresista del Año que concede la Federación de Mujeres Progresistas de España. Su último trabajo de investigación publicado se titula La gestación para otros: una reflexión jurídico-constitucional sobre el conflicto entre deseos y derechos (2018). Todo esto lo ha convertido en un referente de la lucha contra las masculinidades tóxicas en nuestro país.

El interés por reconceptualizaciones de la masculinidad se remonta a los años ochenta en Estados Unidos con la aparición y desarrollo de los men’s studies en muchas universidades. Esta es una disciplina académica dedicada al estudio del hombre en la sociedad contemporánea y se ha visto muy influenciada por los estudios de género.  El empoderamiento de la mujer de alguna manera ha obligado a replantearse el papel del hombre en todas las facetas de la vida privada y pública. Esta situación no ha sido ni es cómoda para muchos hombres y de hecho genera una confusión y debilidad que ya muchos otros comienzan a reconocer abiertamente en grupos de interés y debate sólo de hombres. Es importante generar nuevos modelos de masculinidad que se enfrenten a otros ante el peligro de que perduren. Tal es el caso de modelos como pueden ser el de Trump o La manada.

La masculinidad en crisis

Ya desde hace unos años han sido publicados otros libros similares como el de Ritxar Bacete. En su libro Nuevos hombres buenos (Ed Península), recoge preguntas que muchos hombres empiezan a hacerse: «¿Quién soy yo en este mundo nuevo? ¿Qué es ser hombre hoy? ¿Qué se espera de mí? ¿Puedo cambiar? ¿Debo cambiar? ¿Como me relaciono con otros hombres? ¿Y con las mujeres? ¿He sobrepasado alguna vez alguna línea roja en mis relaciones? ¿Soy machista?» Inevitablemente el cuestionamiento del feminismo hacia el patriarcado facilita que se desmonten viejos mitos sobre lo que es «ser un macho.»

Ciertamente cada vez son menos los hombres que quieren identificarse o ser identificados con un perfil de hombre machista. Son hombres que no solo respetan a sus compañeras sino que quieren luchas junto a ellas por un mundo más justo e igualitario. De alguna manera los hombres. Es por ello que las iniciativas y asociaciones de hombres que se definen como igualitarios o feministas son muy importantes para la revolución que queremos llevar a cabo en nuestras sociedades. Ellos sirven para animar a esa aún mayoría de hombres a los que les cuesta reconocer sus privilegios y asumir cambios necesarios.

La revolución necesaria

El texto de Octavio Salazar comienza con el capítulo «El hombre ante el espejo» y una frase muy interesante que el autor escuchó en el pasado en una película japonesa: «En ella se decía que este mundo sería mucho mejor si los hombres, antes de ser padres, fuéramos abuelos.»

El autor anima a comenzar una reflexión sobre el paso que han de dar los hombres. El objetivo es llevar a cabo una revolución también necesaria de la mano de sus compañeras las mujeres: «… deberíamos cuestionarnos juntos en este momento tan «crítico» dónde estamos los hombres y hasta qué punto hemos ido evolucionando a la par que nuestras compañeras» (14).

Preguntas necesarias:

Este libro es el inicio de una reflexión necesaria por parte de los hombres para responder una serie de preguntas que ya se plantean al comienzo como:

  • «¿Existen nuevos modelos que sirvan de referente para los hombres más jóvenes o, por el contrario, los «nuevos Hombres» continúan reproduciendo los esquemas de siempre?
  • ¿Tenemos claro qué referencias son las que deberíamos eliminar para siempre de nuestro disco duro u desde que nuevos parámetros deberíamos «reconstruirnos»?
  • ¿Estamos simplemente adaptándonos a una nueva realidad o transformándola?
  • Y si nos estamos limitando a adaptarnos, ¿estamos simplemente añadiendo prestigio social a nuestro estatus ya de por sí privilegiado?
  • ¿Soy consciente como hombre de que el modelo de masculinidad al que trato de responder genera no solo tremendas injusticias para las mujeres , sino también cargas y patologías en nosotros mismos?
  • ¿Estoy dispuesto a renunciar a mi situación privilegiada con tal de llegar a un mundo en el que todas y todos podamos vivir de manera más plena y feliz?
hombre nuevas masculinidades revolución

Diez claves para la revolución masculina

Ciertamente somos muchas las mujeres que estamos deseando y esperando tener el apoyo de los hombres en la revolución que nos espera. Sin ellos será mucho más difícil y lento. No obstante, es una revolución inevitable si somos conscientes de que la historia presente ya es evidencia de que los cimientos del patriarcado están tambaleándose. El futuro de la humanidad pasa por una igualdad que supera y deja atrás viejos argumentos basados en lo biológico y animal. Si quieres seguir profundizando en lo que aporta este libro a las relaciones de género lee el artículo “Decálogo para un proyecto de nueva subjetividad masculina”. En él se recogen diez claves para la revolución masculina.

Entrevista a Carlos Salazar en RNE